Casa Paco Girón
Un lugar para todos
Integración
Inserción socio-laboral de personas en riesgo de exclusión

Beneficiarios.

  • Jóvenes ex tutelados de Centros de Menores.

Nos planteamos la necesidad de generar un recurso para atender, por un lado, a unos chicos y chicas que, habiendo estado tutelados necesitan continuar con un apoyo y orientación que les permita continuar mediante un proceso encaminado a vivir de forma autónoma, que les facilite construir un proyecto personal dirigido a crecer como personas, en definitiva a normalizar su situación e integrarse en la sociedad plenamente.

  • Familias monoparentales.

Aún existiendo entidades que gestionan recursos especializados para este tipo de unidades familiares, la mayoría de los casos se dan en entidades y viviendas no destinadas exclusivamente a éstas sino a otras problemáticas (violencia doméstica, familias inmigradas sin legalizar, etc.) o a personas en riesgo de exclusión. No obstante, se puede generalizar que tanto en un caso como en el otro, la presencia de los menores a cargo condiciona la situación geográfica de la vivienda, a fin de disponer de una red de recursos importantes, especialmente educativos, pero también sanitarios, de ocio, etc. También en este colectivo destaca la proporción cada vez mayor de población inmigrada, que en el caso de las mujeres sufre una doble discriminación, que se traduce en sueldos bajos que les imposibilitan el acceso al mercado del alquiler privado.

  • Mujeres afectadas por la violencia doméstica.

A pesar de no ser un colectivo con una gran presencia en este tipo de Centros, sí que es significativo dadas sus peculiaridades. Este colectivo normalmente residen en recursos especializados, que requieren una gran confidencialidad y que muchas veces son la continuación del proceso iniciado en las casas de acogida gestionadas por las propias entidades, en convenio con los servicios sociales locales.

En nuestra Residencia de Acogida, podremos atender a parte de este colectivo que ya se encuentren en la fase final de su proceso de inserción.

  • Personas que hayan pasado por procesos de rehabilitación (ex drogadictos, ex alcohólicos, ex reclusos,etc.).

En nuestra Residencia de Acogida, podremos atender a parte de este colectivo que se encuentren en la fase final de su proceso de inserción.

  • Personas inmigrantes.

La inmigración es un fenómeno creciente en nuestra sociedad actual. Inicialmente, no responden al perfil de “personas sin hogar”, sus problemáticas se relacionan con necesidades materiales inmediatas y con las dificultades para regularizar su situación. Sin embargo, acaban accediendo a la red de dispositivos para personas sin hogar por la imposibilidad de utilizar recursos normalizados. Así, en algunas ocasiones, a la exclusión que se deriva de la situación administrativa, se le une el estigma que supone la utilización de formas poco “normalizadas de sobrevivir”.

La vivienda es uno de los grandes factores de exclusión de los inmigrantes y su déficit está relacionado en parte con la eventualidad de los trabajos y los continuos desplazamientos que realizan por la geografía nacional. La situación es más extrema en las zonas agrícolas de gran acogida de inmigrantes, donde debido al hacinamiento y al hecho de ser en su mayoría hombre tienen serias dificultades para conseguir que los propietarios de pisos se los alquilen.

Su peso ha aumentado en los recursos residenciales. Esto no significa que estos recursos se destinen exclusivamente al colectivo de recién llegados sino que, su presencia en colectivos con características más específicas no deja de crecer. El hecho de que prácticamente la mitad de estas personas no haya resuelto su situación administrativa obliga a las entidades a ofrecer servicios de asesoramiento legal o a buscar el trabajo en red con otras entidades, además de acondicionar el trabajo de inserción laboral con ellos. Cabe destacar también que es uno de los colectivos con un tiempo de estancia medio más corto.

  • Personas con discapacidad física y/o psíquica leve.

La Casa Paco Girón está dotada de 4 habitaciones preparadas dotacional y arquitectónicamente para discapacitados físicos, al igual que el resto del edificio, cumpliendo por supuesto la normativa vigente. Por ello, podemos atender también a este colectivo siempre y cuando estén inmersos dentro de cualquiera de los colectivos anteriormente mencionados y puedan además, valerse por sí mismo, sin necesidad de atenciones especiales.

Go to top